El canto del cisne

22, abril, 2010

Mi postura sobre el hiyab

Filed under: Educación,Islam — Schwan @ 1:12 pm

He empezado esta noche, desde que acabaron todos los partidos de los play-off de la NBA, a pensar cómo debía enfocar esta entrada, porque, sin querer herir sensibilidades; es un tema que se me antoja fundamental por lo visto y vivido en los países de dónde provienen estos hechos, que, en unos casos se pueden calificar como costumbre y en otros casos, es simple y llanamente una imposición.

En este caso, la verdad es que sólo encuentro razones para que aquí, en España, adoptemos la postura que, con más sentido común se ha adoptado en Francia. La diferencia es que Francia es un estado laico, lo que significa que, en el ámbito de lo público, la religión debe quedar excluida y la exhibición pública de símbolos religiosos (en escuelas, hospitales, etc.) está totalmente prohibida. Sin embargo, España es un estado aconfesional, lo que supone que el Estado no asume como propia ninguna confesión religiosa; pero no es hostil a manifestaciones religiosas, que suelen ser las de la religión mayoritaria o de mayor tradición e implantación. Lo que ocurre es que, sin cambiar la orientación del estado, si sale adelante el nuevo anteproyecto de Ley de Libertad Religiosa propuesto por el PSOE, en España no existirán ni crucifijos ni ningún otro símbolo religioso en los espacios públicos, pero, sin embargo, sí que se permitirá el uso del hiyab. Lo que no deja de ser una curiosa contradicción.

Este tema ha vuelto a la actualidad hace unos días en que una joven española, aunque de origen marroquí, y de religión musulmana, Najwa Mahla, decidió hace unos dos meses usar el hiyab. Pero en el Instituto donde cursaba sus estudios, no está permitido por el reglamento de régimen interno, que establece que en el interior del edificio no se permitirá el uso de gorras ni de ninguna otra prenda que cubra la cabeza. La niña se empecina en llevarlo y el Instituto se ve obligado finalmente a apartarla de clase, después de haber convocado al Consejo Escolar, que se reafirma en la validez de las normas del centro. La mayoría de los alumnos y del Consejo Escolar no han estado nunca de acuerdo con el pulso que la niña ha mantenido con el Instituto, a pesar de que unas pocas alumnas se pusieran hiyab, o capuchas tapándose la cabeza, para apoyarla y solidarizarse con ella.

Mi opinión personal es que no se debe permitir el uso del hiyab en ningún centro público español por las siguientes razones:

– Creo que es de justicia que los inmigrantes se adapten a las normas y a las costumbres del país de acogida. Un multiculturalismo mal entendido podría aprobar el uso del hiyab en la escuela, pero ese multiculturalismo llevado a su extremo, daría cabida a situaciones absolutamente inaceptables y repugnantes en nuestro contexto, como la poligamia o la ablación del clítoris, por ejemplo. Además, en muchos casos (me viene a la mente Turquía en los últimos 20 años), el uso del hiyab se ha concebido como un símbolo de oposición a las costumbres occidentales. Y también por una cuestión de justa reciprocidad. En los países islámicos no se habría planteado ningún debate, cualquier mujer de cualquier religión, y de cualquier edad o condición, que no lleva el pañuelo sobre la cabeza, automáticamente se transforma en una cuestión de orden público que puede terminar en la cárcel.

– El hiyab es una señal de discriminación contra la mujer. Como ejemplo, un botón: el caso de Irán, que ha hecho del uso obligatorio del hiyab el símbolo del Islam más radical. Y es discriminatorio porque sólo afecta a las mujeres y se utiliza para denotar su sumisión. Los hombres musulmanes pueden y de hecho, en la mayoría de los casos así es, no utilizar nada sobre su cabeza; no denotan sumisión a nada ni a nadie.

– Y, finalmente; si vamos en la dirección de un Estado laico, dónde no se admite ningún símbolo religioso (dirección en la que parece ir el anteproyecto de Ley de Libertad Religiosa redactado por el PSOE), no tiene sentido quitar o prohibir los símbolos religiosos cristianos y permitir los símbolos de otras religiones. La propia Najwa Mahla ha afirmado lo que simboliza en términos religiosos el hiyab: llevar «hiyab» es «un acto de sumisión» a Dios y pase lo que pase, «seguiré llevándolo».

Por tanto, mi postura es clara, no a la utilización del hiyab; porque no debemos arroparnos en una actitud totalmente ingenua ante la libertad religiosa para favorecer la implantación de otros valores culturales y de otros sistemas de vida. Es por todo ello que nuestros valores culturales deben ser defendidos claramente. Gracias a ellos vivimos en sociedades libres, dónde mujeres y hombres tienen los mismos derechos. Y porque, históricamente, y por desgracia para ellos, no ha habido ningún estado en el mundo moderno en el que el Islam haya generado una sociedad medianamente próspera o medianamente libre. Es por eso por lo que tenemos que defender y conservar radicalmente nuestros valores si queremos tener la oportunidad de seguir siendo como somos.

Anuncios

22, diciembre, 2007

Un cachete no es maltrato

Filed under: Educación — Schwan @ 9:53 am

El Congreso corrigió el pasado día 20 al Senado, y suprimió la posibilidad de corregir “razonable y moderadamente” a los hijos. Exactamente el mismo día, una madre gijonesa acudía a la Policía Local porque sus hijos no se levantaban para ir al Instituto. Al parecer, la mujer temía un episodio de violencia doméstica. Se daba por vencida y recurría así al Estado para que pusiera solución a esa situación.

Es lo esperado. Si el Estado se inmiscuye en circunstancias de este tipo, que sea el Estado y su fuerza policial el que ponga firme a tus hijos. Es mejor dejar de tomarse la molestia de educarlos. ¡Que los eduquen otros!

Nuestro gobierno ha perdido la perspectiva, el sentido de la medida y la capacidad de discernimiento. El cachete se confunde con la violencia y te pueden tildar de maltratador. Prácticamente cualquier padre tiene clarísima la diferencia entre dar un pescozón a su hijo pequeño para corregir una conducta extrema y el maltrato.

El problema es que, con ésta modificación del Código Civil, los padres quedan en una situación de indefensión fuera de toda lógica. Se elimina la legítima autoridad de que deben disponer los padres para poder educar a los hijos. Con ésto no estoy defendiendo que los padres machaquen a golpes a los niños. He sido madre y he utilizado el cachete en contadas ocasiones; pero, a pesar de ello, ninguno de mis hijos recibió maltrato. Odio la violencia y hago todo lo posible para que mis hijos actúen con total libertad. Pero tengo el convencimiento de que hay ocasiones, particularmente en el seno familiar, en que es imposible educar u organizar cualquier sistema de convivencia sin un principio de autoridad. Más aún, sin el respeto a esa autoridad.

Y defiendo la “autoridad moral” que deben poseer los padres frente a la “autoridad policial” que nace de la imposición estatal. Pero esta deriva es la que cabría esperar, fruto de la esquizofrenia y la ingeniería social que ha sido la tónica de ésta legislatura.

A los niños no se les puede dar un cachete, pero si se pueden matar fetos de ocho meses sin que caiga todo el peso del Estado sobre el delincuente. Y, ahora que estamos en una época de buenos deseos, quisiera para los próceres que han votado ésta reforma, que en 2008 dejen de confundir los mundos de yupi con la realidad.

7, diciembre, 2007

Érase una vez Pisa

Filed under: Educación — Schwan @ 8:04 pm

La verdad es que estos días de “puente” son complicados para poder sentarme un rato al ordenador y reflejar mi impresión sobre algún tema de actualidad. Pero en éste tan largo; hay un tema que no quiero dejar pasar, aunque sobre él ya se ha dicho prácticamente todo.

Hace algún tiempo leí que el reputado economista José Barea, sostenía que la educación o, mejor dicho, la falta de una educación fundamentada en el conocimiento, era la causa de la crisis económica que empezamos a padecer. Lo dramático es que no es sólo causa de la crisis económica; porque realmente manifiesta la incapacidad del sistema educativo para suministrar el stock de capital humano que precisa cualquier actividad para tener una cierta garantía de éxito.

Desde mi experiencia, la educación académica parece ser algo irrelevante socialmente, incluso para el propio Ministerio de Educación. En esta legislatura, todo el problema parece haberse reducido a la Educación para la Ciudadanía y a impulsar el aprobado automático para que las estadísticas de abandono escolar y de porcentaje de titulados queden bien maquilladas. En resumen, la educación secundaria parece tener mucho más interés para nuestro gobierno como medio de adoctrinamiento, que por su capacidad formativa.

La publicación del Informe Pisa 2006 (Informe del Programa para la Evaluación de Estudiantes) de la OCDE; a pesar del intento del PSOE por dulcificar los resultados del mismo; ha vuelto a poner de relieve algo que ya sabíamos desde muy antiguo, y es el fracaso sin paliativos de un sistema educativo hijo de la LOGSE, cuyo gran mito fue evitar la segregación en la idea de que ello perjudicaba a los alumnos de una procedencia social más baja. Pero la verdadera segregación es la que sufren los estudiantes, condenados a recibir una educación de peor calidad; configurando a la enseñanza pública como una red únicamente asistencial, sin prácticamente capacidad educativa.

La pedagoga sueca Inger Enkvist, que conoce muy bien el modelo de escuela comprensiva impuesto por la LOGSE, explica que se basa en una filosofía educativa que casi absolutiza al niño o adolescente. Se considera a los alumnos dotados de una autonomía intocable, y no se puede hacer nada que la empañe, como puede ser repetir curso, diversificar, proponer exámenes, exigir esfuerzo… incluso imponer una sanción es muy complicado. Lo que ha conllevado, además, al enorme deterioro de la disciplina.

Desde que el PSOE alumbró el desastre de la LOGSE, hemos sufrido unas cinco reformas educativas, a cual más calamitosa; porque legislar al calor de una ideología no hace más que conducir más rápidamente al fracaso educativo. El reciente ejemplo de Educación para la Ciudadanía no es más que una muestra más de esta tendencia.

Con éstos cimientos; el profesorado está cada vez más desmoralizado; carente de autoridad alguna por culpa de un progresismo que impregna todo el sistema educativo. Los alumnos saben que suspender asignaturas no conlleva ninguna consecuencia, con lo cual se ha perdido la cultura del esfuerzo y del trabajo. Y, sin esfuerzo y trabajo no hay enseñanza ni aprendizaje alguno.

Pero Zapatero ha llegado realmente al fondo del informe PISA y ha dictaminado que la culpa del fracaso en la calidad de la enseñanza es de los padres. Y yo tengo que decir que, desde luego; estoy totalmente de acuerdo con él. La culpa es de los padres que le votan y obtienen a cambio semejante bazofia para sus hijos.

22, noviembre, 2007

Eramos pocos, y parió Bolonia

Filed under: Educación — Schwan @ 8:18 am

La Ministra de Educación, Mercedes Cabrera (la esposa de Carlos Arenillas, el exquisito catador de vinos de más de 654 €/botella); ha remitido al Consejo de Estado y a las diferentes Universidades, el Proyecto de Real Decreto de Ordenación de Enseñanzas Universitarias.

Este decreto pretende, entre otras cosas, adecuar las enseñanzas universitarias a los inminentes cambios en los Planes de Estudios que el proceso de Convergencia Europea (Declaración de Bolonia) traerá consigo. El que hace apenas dos años unos 2.000 profesores se negaran a la aplicación de dicha convergencia de nada ha servido; puesto que se tendrá que aprobar el diseño de los grados europeos antes de diciembre del 2008, en que deberán estar diseñados, y aprobada la estructura de los nuevos títulos. Será un año después cuando las carreras “tienen que estar transformadas y abiertas”, y después de 2010 convivirán los dos sistemas.

 

Pero en España, es que somos únicos, a ver si no; al final van a ser cuatro los años en los que se cursarán los nuevos títulos universitarios de grado. Eso se aparta, de nuevo, de lo que se hace en el resto del Espacio Europeo de Enseñanza Superior, es decir, carreras de grado de tres años y potenciación de los másteres correspondientes. En otras palabras, que hemos deshecho todo el intrincado procedimiento de estudios superiores universitarios para converger con Europa; y, al final ¡no convergemos! El genio español es algo que temo, porque nuestra originalidad casi siempre ha cosechado más descalabro que recompensa. De hecho, ya en principio, los titulados españoles invertirán seis años en su formación, en lugar de los cinco que les llevará al resto de titulados europeos.

 

Y no contentos con éstas novedades, en el artículo 3 del Proyecto de Real Decreto, se especifica que “las asignaturas se impartirán de acuerdo con los valores propios de una cultura de paz y de valores democráticos”. Es dificultoso imaginar cómo pueden impartirse tales valores en una asignatura como la Química Analítica, injusta en sí misma. Por ejemplo, en una cromatografía de gases, la fase estacionaria no puede ser de uso general; lo que constituye una grave injusticia y no fomenta la paZ. Pero, pensando, pensando, el mayor enemigo de la paZ es el suspenso. Pues nada, se aprueba a todo el mundo y así se garantiza la paZ de la UniversidaZ.

 

Y es que, ya se sabe, los españoles, puestos a ir por dónde nadie ha ido, o descubrimos América o nos perdemos y no nos encontramos. No hay medias tintas. Lo malo es que, en ésta ocasión, creo que ni siquiera hemos dejado miguitas de pan.

Blog de WordPress.com.