El canto del cisne

11, febrero, 2008

Camboya, casi 30 años después

Filed under: Historias de la Historia — Schwan @ 7:25 am

El verano pasado tuve la suerte de visitar Camboya. Un país maravilloso y sorprendente en el que, desgraciadamente, sólo pude pasar una semana. Pero de hecho, tampoco se puede aún viajar con libertad por enormes zonas del país debido a las minas antipersona enterradas por los khmeres rojos y que aún no han sido completamente retiradas.

Sólo la maravilla del complejo de templos de Angkor-Wat merece la visita. El resto, incluyendo Phnom-Penh conservan aún el ominoso recuerdo de la dictadura khmer. El lunes pasado precisamente, se cumplieron 29 años del derrocamiento de Pol Pot y su régimen comunista. Y lo recuerdo porque, además, en los próximos meses, comenzará en un tribunal internacional el juicio contra los antiguos dirigentes de los khemeres rojos por genocidio y crímenes contra la humanidad.

Cinco altos dirigentes de los khemeres rojos aguardan en custodia el comienzo de sus juicios. Se trata de Khieu Samphan (76 años), que fue el presidente de la República Democrática de Kampuchea; Nuon Chea (81 años), canciller, y su esposa Ieng Sary (82); Ieng Thint (75), el “hermano número dos”, ministro del Interior; y Kang Kek Iev o “Duch”, el jefe de los verdugos del centro de Tuol Sleng.

Yo visité Tuol Sleng (hoy Museo del Genocidio), asi como el S-21. No voy a entrar en detalles, pero baste decir que solamente siete, de las 20.000 personas que fueron llevadas para ser “interrogadas” a Tuol Sleng, sobrevivieron. La brutalidad del régimen maoista es de difícil imaginación. Duch, uno de los que serán juzgados, profesor de matemáticas, exterminó durante 40 meses a toda la clase intelectual camboyana con precisión matemática en la escuela de Tuol Sleng. Y ha declarado en una entrevista, publicada por “La Repubblica”,  a Valerio Pellizari, de imprescindible lectura: “yo y todos los demás que trabajaban en ese lugar sabíamos que quien entraba allí debía ser destruido psicológicamente, eliminado de una forma progresiva; no había escapatoria posible. Ninguna respuesta servía para evitar la muerte”.

Y, en homenaje al pueblo camboyano, por éstos 29 años de verdadera libertad, quiero contribuir desde mi pequeña ventana a difundir brevemente la historia de su genocidio. De Domitila Barbolla extraigo un breve resumen. Aunque hay una información mucho más exhaustiva en la página de Liberalismo.org, que recomiendo.

Después de una sangrienta guerra civil que duró cinco años; en 1975 la capital de Camboya,  Phnom Penh, cae en poder de los khemeres rojos que encabezan una revolución maoísta radical, con el caudillo Pol Pot a la cabeza. Se denomina, a partir de entonces, “Camboya año cero” y se inicia el gobierno khemer. El país pasó a llamarse República Democrática de Kampuchea; y su gobierno se cierra al exterior totalmente, desconociéndose lo que ocurría realmente, aunque se temía lo peor. El gobierno duró cuatro años, hasta 1.979, en que el vecino Vietnam lo invade. Y entonces se descubre la verdadera y dramática envergadura que tuvo el ensayo en ingeniería social puesto en marcha por el hermano número uno (Pol Pot), que no era otra que la de aniquilar cualquier atisbo de libertad individual supeditándola a una dependencia absoluta del estado. El resultado del experimento fue el genocidio de más de dos millones de personas (de una población de ocho) en los llamados “campos de la muerte”.

Desde entonces, la evolución de la política camboyana transcurre entre gobiernos que se acusaban unos a otros de traición y de funcionarios implicados en violaciones de derechos humanos. La situación se estabiliza un poco en 1993 con la redacción de una nueva Constitución producto de la coalición de los diferentes partidos políticos, de la que quedan autoexcluidos los khemeres rojos, ya que éstos formarían su propio gobierno en la porción de territorio que aún conservaban cerca de la frontera de Tailandia (10%). Desde esta fecha la ONU no dejaba de presionar a los sucesivos gobiernos en el reclamo de un juicio justo para los dirigentes de los khemeres rojos -Pol Pot murió en 1998-, pero no fue hasta 2003 cuando el Consejo Jurídico de Naciones Unidas consigue arrancar de las manos del Gobierno camboyano el establecimiento de un Tribunal de genocidio. Kofi Annan, en aquél entonces, presidente de la ONU dijo “aquí en Camboya se ha reemplazado la siniestra cultura de la impunidad por una cultura de rendir cuentas”.

El problema es que, cuando éste verano pasado pregunté acerca del próximo juicio, la mayoría de los camboyanos no quieren saber nada de él. Son familiares de algún miembro de los khemeres, y muchos no quieren en ningún caso volver siquiera a recordar el miedo y el pánico; porque para empezar ahora realmente de cero, hay que reescribir Camboya: los asesinatos masivos, las hambrunas, los juicios populares, las deportaciones, la destrucción de la sanidad… todas fueron las herramientas de la locura redentora de Pol Pot . Mientras, los poderosos del mundo, nos hacían ver que el genocidio camboyano era un “daño colateral” más de la guerra fría.

En unos meses, se sentarán ante el tribunal internacional un puñado de ancianos balbuceantes que es posible que ya no guarden ni memoria de lo ocurrido. Porque el juicio llega 30 años tarde y algunos, como el hermano número uno, ya no viven. Y también es posible que crean que actuaron correctamente por el “bien de su pueblo”. Y, es que, la justicia, si llega 30 años tarde, ya no puede llamarse justicia.

Anuncios

7 comentarios »

  1. Es atroz todo lo que cuentas, las peores páginas del libro negro del comunismo, que ya es decir.

    Por otro lado, para compensar, tienes un premio en mi blog 🙂

    Comentario por persio — 11, febrero, 2008 @ 1:00 pm | Responder

  2. Yo también estuve en Camboya y volví malo, pero malo malo.
    Pasate por Salvad a los Martinez, algo te espera.

    Comentario por Caco — 11, febrero, 2008 @ 2:56 pm | Responder

  3. La verdad es que poca justicia se podrá hacer ya, sobre todo por la avanzada edad de estos asesinos, un poco más y se mueren a la espera.
    Saludos

    Comentario por Caballero ZP — 11, febrero, 2008 @ 4:56 pm | Responder

  4. Muchas gracias por contarnos esto, Schwan. La sociedad española no ha tomado conciencia todavía del tremendo genocidio cometido por los comunistas en medio mundo, y del cual Camboya es una muestra.

    Comentario por Elentir — 11, febrero, 2008 @ 9:15 pm | Responder

  5. Schwan:

    Mi hermana ha viajado mucho por el sudeste asiático.Y los dos países que más le gustan son Camboya y Vietnam, por sus gentes y su ambiente tan especial.Algún día espero ir.

    Comentario por Dhavar — 11, febrero, 2008 @ 9:36 pm | Responder

  6. Recuerdo que Pietro Blaschia, fotógrafo de prensa que ha pasado mucho tiempo en Thailandia y Camboya,nos contaba historias terribles de lo que fue la dictadura comunista en Camboya.
    El comunismo dejó un reguero de 100 millones de muertos a lo largo del Siglo XX, y genocidas como Pol Pot,que hacía fusilar a quien tuviera gafas,por que podía o sospechaba que podía leer, y por tanto era un “intelectual”(no como Sabina o Boris) y por tanto, un peligro, un sedicente a eliminar.
    Acojona pensar, que no hace mucho,gentuza como muchos de los dirigentes de la izquierda en nuestro país,los tuvieran como ejemplo.

    Comentario por Gutiforever — 11, febrero, 2008 @ 10:16 pm | Responder

  7. Si se contabilizaran las víctimas del comunismo hoy día sería comparado al nazismo, y por lo tanto proscrito. ¡Y pensar que por aquí nos quieren dar lecciones de democracia y libertad!

    Comentario por j.f. sebastian — 11, febrero, 2008 @ 10:57 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: